A menudo después de haber hecho una definición donde el descendiente ha renunciado a la legítima a cambio de una donación, nos encontramos que se plantea si es posible hacer una segunda definición. La pregunta por lo tanto es si ¿es posible hacer una segunda definición?.

 

1.- ¿Qué dice la ley?

Para contestar a la pregunta tendremos que ir a la ley, en concreto al artículo 50 de la Compilación de Derecho Civil Balear:

Por el pacto sucesorio conocido por definición, los descendientes, legitimarios y emancipados, pueden renunciar a todos los derechos sucesorios, o únicamente a la legítima que, en su día, pudieran corresponderles en la sucesión de sus ascendientes, de vecindad mallorquina, en contemplación de alguna donación, atribución o compensación que de éstos reciban o hubieren recibido con anterioridad.

La definición sin fijación de su alcance se entenderá limitada a la legítima.

El cambio de vecindad civil no afectará a la validez de la definición.

La definición deberá ser pura y simple y formalizarse en escritura pública.

Al fallecimiento del causante se aplicará, en su caso, lo dispuesto en el párrafo 3.º del artículo 47, a efectos de fijación de la legítima.

 

2.- Tipos de definiciones

De la literalidad de la Compilación se puede concluir que hay dos tipos de definiciones:

a.- Renuncia a la legítima estricta. Es la denominada definición limitada o estricta (deffinitio estricta), donde el pacto consiste en una donación, atribución o compensación a cambio de la renuncia a los derechos. Habitualmente la renuncia es a los derechos legitimarios.

b.- Renuncia a la legítima y demás derechos sucesorios. Es la denominada definición ancha. En este supuesto, el que renuncia también será excluido de la sucesión intestada en su caso.

 

3.- ¿Es posible una segunda y posterior definición?

Consideramos posible interpretar que pueden hacerse dos definiciones, una primera donde el descendiente renuncia sólo a los derechos legitimarios (será así cuando así lo indique el renunciante o cuando no diga nada sobre el alcance de la renuncia -art. 50 DCDIB) y una segunda y posterior definición donde el descendiente renuncia al resto de derechos sucesorios diferentes de la legítima que le corresponden (derecho a la sucesión intestada, derecho a sustitución fideicomisaria…)

 

4.- ¿Qué impacto fiscal tendría esta segunda definición?

Nos consta la existencia de un informe jurídico interno de la Agencia Tributaria de las Illes Balears que considera “factible” la posibilidad de dos pactos de definición un primero renunciando únicamente a los derechos legitimarios y un segundo posterior renunciando al resto de los derechos sucesorios. Para más detalle sobre el aspecto fiscal de las definiciones nos remitimos al post de nuestro compañero Alejandro Del Campo Zafra

 

5.- ¿Qué pasa con los testamentos anteriores a la definición?

Hemos de distinguir entre:

a.- Definición limitada o estricta, en este caso la ley (art. 51 CDCIB) indica que la definición deja sin efecto cualquier disposición relativa a la legítima del descendiente renunciando.

Respecto a otras disposiciones testamentarias a favor del descendiente renunciando, serán válidos, en la definición limitada a la legítima, la institución de heredero y el legado con cargo a la porción libre, cualquiera que sea la fecha del testamento.

 

b.- Definición no limitada o ancha. En este caso, las disposiciones de carácter patrimonial de los testamentos anteriores a la definición quedan sin efecto en cuanto al definido. Serán válidas las disposiciones testamentarias realizadas a favor de persona distinta del definido.

 

Así se recoge en el artículo 51 de la Compilación del Derecho Balear:

La definición deja sin efecto cualquier disposición relativa a la legítima del descendiente renunciando, cualquiera que sea la fecha del testamento.

Respecto a otras disposiciones testamentarias a favor del descendiente renunciando, serán válidos, en la definición limitada a la legítima, la institución de heredero y el legado con cargo a la porción libre, sea cual sea la fecha del testamento. En la no limitada, serán válidas las disposiciones de carácter patrimonial ordenadas en testamento de fecha posterior a la definición y quedaran sin efecto las ordenadas en testamento de fecha anterior, sin que entre en juego la sustitución vulgar, excepto la dispuesta a favor de descendientes del descendiente renunciando que sea hijo único.

Muerto intestato el causante, si la definición se ha limitado a la legítima, el descendiente renunciando será llamado como heredero, según las reglas de la sucesión intestada. Si no es limitada, quien la haya otorgada no será llamado nunca; sí que lo serán los descendientes del descendiente renunciando, excepto que del pacto resulte expresamente lo contrario o hi haya otros descendientes no renunciantes o estirpes de ellos.”

 

6.- ¿Qué pasa con los testamentos de fechas posteriores?

De nuevo tenemos que distinguir:

a.- Definición limitada o estricta (es decir, sólo de la legítima). En este caso serán válidas las disposiciones contenidas en testamento posterior a la definición, a favor del definido, relativas a la parte de libre disposición.

b.- Definición amplia. Si la definición va ser ancha es decir de los derechos legitimarios y del resto de derechos hereditarios, la ley en su art. 51.2 CDCIB, establece:

En la no limitada, serán válidas las disposiciones de carácter patrimonial ordenadas en testamento de fecha* posterior a la definición y quedarán sin efecto las ordenadas en testamento de fecha anterior, sin que entre en juego la sustitución vulgar, salvo la dispuesta a favor de descendientes del descendiente renunciando que sea hijo único.

(*La compilación hace mención expresamente a “fecha posterior”, por lo que no sería suficiente un testamento con número de protocolo posterior a la definición pero del mismo día, ya que no sería de “fecha posterior”).

 

Y así lo interpreta la doctrina (Jaume Ferrer Pons, Miquel Masot), considerando que el testador puede en testamento posterior efectuar disposiciones a favor del definido (por ejemplo llamarlo heredero de todos sus bienes). Se entendería que aunque el definido otorgara finiquito del conjunto de todos sus derechos sucesorios, la conjunción de la voluntad del causante, expresada en el testamento y la del definido con la aceptación de la herencia, implicaría la revocación de la definición.

En este sentido Ferrer Pons:

A favor de la posibilidad de un testamento posterior con institución de heredero a favor del hijo “definido” por su legítima y restantes derechos sucesorios, puede argumentarse que si es posible que el causante y el “definido” revoquen, dejen sin efecto o modifiquen el contrato, ¿no es posible que ello ocurra con la concurrencia de la voluntad del causante (manifestada en testamento) y del “definido” (plasmada al fallecimiento del causante con la aceptación del contenido testamentario)?

Creo que la solución deberá deducirse, en cierta medida, del propio contenido del pacto de “non sucedendo”. Como el supuesto que se estudia hace referencia a hijo único definido y que ha realizado una renuncia total, yo me inclinaría a favor de la solución de posibilitar la aceptación del contenido testamentario posterior a la “definición” en base a la construcción configurada, entendiendo (sic) ha hábito dos voluntades, manifestadas en tiempos distintos, que han revocado o modificado el contenido del pacto inicial”.

Manuel Ferrer Pons. Comentarios al Código Civil y Compilaciones Forales. Tomo XXXI. Vol. 1. Revista de Derecho Privado. Dirigido por Manuel Albadalejo. Edersa 1980.

 

7.- Testamento posterior a favor de tercera persona.

En caso que se haya otorgado una definición por un legitimario, tanto si es una definición estricta o ancha, el causante es libre de hacer testamento posterior a favor de quien considere oportuno (obviamente deberá respetar los otros derechos legitimarios). Hacia el descendiente que efectúa una definición de finiquito de legítima, no tiene ninguna obligación sucesoria. Aun así le puede nombrar heredero de todos sus bienes en testamento posterior, pero no tiene ninguna obligación.

 

8.- ¿Qué pasa si se muere sin testamento o con testamento anterior?

Si la definición ha sido amplia, en este caso el definido no recibirá nada, salvo que se otorgue un testamento posterior y que así lo contemple.

Esta publicación también está disponible en: Catalán